14 / 12 / 2015

El bilingüismo temprano deja huella para siempre

Comparte este artículo
Patrones similares de actividad cerebral entre los bilingües chino-francés (rojo) y los adoptados (azul) cuando realizan una tarea con sonidos de francés. Imagen: Lara Pierce. Fuente: Universidad McGill.

Patrones similares de actividad cerebral entre los bilingües chino-francés (rojo) y los adoptados (azul) cuando realizan una tarea con sonidos de francés. Imagen: Lara Pierce. Fuente: Universidad McGill.

Investigadores de la Universidad McGill y el Instituto Neurológico de Montreal (Canadá) han descubierto que una exposición temprana, aunque sea breve, a un idioma influye en cómo procesa el cerebro los sonidos de un segundo idioma más adelante en la vida. Aun cuando la primera lengua aprendida ya no se habla.

Los investigadores pidieron a tres grupos de niños (de 10 a 17 años de edad) con muy diferentes orígenes lingüísticos que realizaran una tarea que implicaba la identificación de pseudo-palabras francesas (como vapagne y chansette). Un grupo había nacido y crecido en familias monolingües de habla francesa. El segundo grupo eran niños chinos adoptados por familias de habla francesa antes de los tres años, que dejaron de hablar chino, y desde ese punto oyeron y usaron sólo francés. El tercer grupo eran bilingües fluidos en chino y francés.

A medida que los niños respondían a las palabras que escuchaban, los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) para mirar que partes de su cerebro se estaban activando.

Aunque todos los grupos realizaron las tareas igual de bien, las áreas del cerebro que se activaban difirieron entre los grupos. En los niños franceses monolingües sin exposición a China, se activaron las áreas del cerebro que se esperaba que intervinieran en el procesamiento de los sonidos del lenguaje, especialmente el giro frontal inferior izquierdo y la ínsula anterior. Sin embargo, entre los niños que eran bilingües (chino / francés) y los que habían sido expuestos al chino de pequeños y luego habían dejado de hablarlo, se activaron además otras áreas del cerebro, particularmente la circunvolución frontal media derecha, la corteza frontal medial izquierda, y el giro temporal superior bilateral.

Los investigadores observaron que los niños chinos que habían sido adoptados por familias francesas monolingües y ya no hablaban chino, y por tanto eran funcionalmente monolingües en el momento de la prueba, todavía tenían cerebros que procesaban el lenguaje de una manera similar a los niños bilingües.

"Durante el primer año de vida, como primer paso en el desarrollo del lenguaje, los cerebros de los bebés están muy afinados para recoger y almacenar información sobre los sonidos que son relevantes e importantes para el lenguaje que escuchan a su alrededor", explica Lara Pierce, estudiante de doctorado en McGill y primera autora del artículo, en la nota de prensa de la universidad, recogida por Tendencias 21 y por TecLin.

Los investigadores creen que sus hallazgos hablan de la influencia única y duradera de las experiencias precoces con las lenguas en la organización cerebral posterior, así como de la capacidad del cerebro para adaptarse a los nuevos entornos de idiomas para dominar un idioma nuevo.

Los investigadores están ahora interesados ​​en saber si se activan áreas similares del cerebro si los idiomas que se "pierden" y "ganan" a través de la adopción son más cercanos que el chino y francés, como el francés y el español, por ejemplo.

Comparte este artículo
Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete