1 / 09 / 2015

Scott Fahlman enseña a las máquinas a hacer deducciones fáciles para los humanos

Comparte este artículo

Scott Fahlman, investigador de la Universidad Carnegie Mellon (Pensilvania, EE.UU.), y considerado el creador de los emoticonos, afirma en una entrevista con eldiario.es que le gustaría ser recordado por sus trabajos en inteligencia artificial y lenguaje natural, en concreto su último trabajo, Scone, que enseña a las máquinas a hacer deducciones que para los humanos son obvias.

Fahlman lamenta que la mayoría de investigadores se centren en desarrollar una "inteligencia artificial sobrehumana" -aspectos concretos que las máquinas pueden hacer mejor-, mientras se olvida el objetivo de que la máquina tenga sentido común.

"Un montón de inteligencia artificial valiosa comercialmente se ocupa del lenguaje humano (traducción, clasificación de documentos...), pero no trata de entender lo que el texto realmente significa". Eso sí, puntualiza que Google también se está interesando por comprender el lenguaje natural, de la mano de Ray Kurzweil.

El intento más reciente y ambicioso de Fahlman, Scone, pretende representar los conocimientos del mundo real que nosotros deducimos fácilmente. Si decimos que "el trofeo no cabía en la maleta marrón porque era demasiado grande", todos entendemos que el problema es el tamaño del trofeo y no el de la maleta. Cómo hacer que lo entienda una máquina es otro tema: hay que explicarle cómo son los objetos, sus tamaños e incluso qué significa colocar una cosa dentro de otra.

El proyecto ha contado con financiación de la agencia de investigación militar Darpa, Google o Cisco. En estos momentos, sin embargo, tiene problemas de financiación.

Comparte este artículo
Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete