10 / 06 / 2015

Un robot de la UPM utilizará lenguaje natural para jugar al veo-veo

Comparte este artículo

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid trabajan en la creación de un robot con capacidad para interactuar visualmente y mediante la voz, utilizando lenguaje natural. Entre sus aplicaciones están el acompañamiento de ancianos y la ayuda al desarrollo de niños autistas, por ejemplo jugando al veo-veo.

“Los robots avanzados y con ciertas capacidades cognitivas, como la visión e incluso la comunicación hablada mediante lenguaje natural, van a tener un fuerte impacto en las sociedades modernas, pudiendo actuar como auténticos robots de compañía tanto para niños como para adultos”, explica en la nota de prensa de la UPM, recogida por CODDII, el catedrático Darío Maravall, uno de participantes en este trabajo, junto a otros miembros del Grupo de Robótica Cognitiva Computacional del Departamento de Inteligencia Artificial de la Escuela de Ingenieros Informáticos.

Esa perspectiva llevó a este grupo de investigadores de la UPM a trabajar en el desarrollo de un prototipo que actualmente está en su fase inicial. “Estamos centrados en la construcción de la parte mecánica y de motorización de las articulaciones (cuello y cabeza) y en la integración de los sensores básicos de visión”, explica Maravall.

Los módulos de comunicación hablada (reconocimiento y síntesis de la voz) se desarrollarán en una etapa posterior. La última etapa consistirá en el desarrollo de una aplicación basada en el juego interactivo del veo-veo.

Si se cumplen las previsiones, la estructura física del robot estaría lista a lo largo del 2016, mientras que el desarrollo de la aplicación del juego del veo-veo prolongaría el proyecto al menos un año más.

Maravall destaca que “el lenguaje ordinario es uno de los grandes misterios y maravillas de la mente humana, algo que nos distingue como especie única”. Por ello, añade que le gusta recordar el conocido dictum del Tractatus logico-philosophicus, de Wittgenstein: “Los límites de nuestro lenguaje son los límites de nuestro mundo”.

“Con este proyecto de un robot de compañía capaz de jugar al veo-veo con un humano, lo que pretendemos en el fondo es indagar en ese misterio del lenguaje ordinario, que nos permite expresar lo que percibimos y lo que pensamos y que es una herramienta incomparable para la comunicación y la cooperación entre pares”, concluye Maravall.

Comparte este artículo
Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete