24 / 02 / 2016

Utilizan lenguaje natural para rastrear las citas científicas negativas

Comparte este artículo

Nicola Lacetera. Fuente: Universidad de Toronto.

Las citas científicas negativas no son necesariamente algo malo, según un estudio realizado en Canadá y EE.UU. con procesamiento del lenguaje natural.

Nicola Lacetera, profesor asociado de gestión estratégica de la Universidad de Toronto (Canadá), señala en la nota de prensa de ésta que el seguimiento de estas citas puede revelar dónde hay una particular "vitalidad" en un área de investigación, sobre todo cuando existe una controversia entre los científicos que se dedican a ella.

"Por un lado, podría ser que un estudio en particular sea de poca calidad y fiabilidad", dice Lacetera. "Por otro, tal vez es buena ciencia que se puede mejorar gracias a las críticas. Esa es la manera de hacer ciencia evoluciona y se vuelve mejor ".

En este estudio, del que el instituto GA Tech (Atlanta, EE.UU.) ya publicó algunos resultados hace unos meses, los avances en el campo informático del procesamiento del lenguaje natural permitieron a los investigadores capturar y analziar las citas negativas en más de 15.000 artículos publicados durante más de una década en la revista Journal of Immunology.

Los investigadores encontraron que los estudios citados negativamente son minoría, y que reciben más atención que la media, mostrando sólo una ligera bajada a medida que pasa el tiempo.

Las citas negativas tienden a aparecer en los años posteriores a que el estudio original se haya publicado. A menudo son de otros científicos que trabajan en un área de investigación similar que pueden incluso haber trabajado con el autor citado en otros estudios. Sin embargo, no suelen proceder de colegas que están en el mismo edificio, lo que sugiere que tal vez esas personas comparten sus críticas de manera informal con el autor original en lugar de hacerlas públicas.

Comparte este artículo
Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete